Archivo mensual: mayo 2015

C’est le printemps (version classique)

Palomas No, gracias. Por qué, a ver. Pues porque estoy enamorada de otro. Pues yo no veo a ninguno por aquí. Porque no está aquí. Y dónde está. Allí (se ve a lo lejos un ejemplar regulero batiendo las alas mientras cabalga a una hembra, allá al fondo del paseo). Tú eres tonta. Cortejas de puta madre.


Huitpattes, or, courrait dans les dunes noirs…

… a una velocidad sobrenatural. No se detuvo al llegar a la bragueta y se introdujo en ella como si fuera parte de su recorrido habitual, con de y pre cisión. Me bajé los pantalones con cuidado, pero no conseguí localizarla. Fue al volver a atármelos cuando la descubrí agazapada en el elástico de mi ropa inerior, esperando, supuse, la hora de apertura. Arrastré su dorada presencia con la yema del dedo, con cuidado extremo, y la solté sobre el escalón de piedra. Estuvo unos segundos dando pequeños pasos indecisa y se alejó a su velocidad, reflejando el brillo del sol en el oeste. La perdí de vista con los pantalones en las rodillas, feliz de haberla conocido.                                                                Huitpattes


Fourmis sur le bord

fourmis

Esta es la manera de andar el camino. Cursilerías varias.