post

Terminamos tendidos al cobijo de un árbol,
amigo de sí mismo,
que dejaba languidecer sus ramas a nuestro alrededor, protegiéndonos así de la cortina suave y cálida de lluvia en que se había transformado el clima,
vestidos tan sólo con nuestro sudor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: