althernatic

Quién dijo que era fácil hacer la o con un canuto. A ese listo le diremos, para empezar, que los productos artesanales, fabricados con la menor cantidad de herramientas posibles además, tienen más gracia.

De hacer oes artesanales se ocupan cientos de publicaciones muy bien elaboradas, desde anuncios de polvorones hasta cuadernillos Rubio. Así que lo que he atacado hoy ha sido el escudo del Athletic de Bilbao.

Es un escudo muy limpio el del Athletic. En un primer golpe de vista tiene forma de cara, rayas rojas y blancas y algún dibujo ahí, en una esquina. Todos los detalles que no hemos llegado a percibir en este primer vistazo tienen una razón de ser, pero recordemos: somos torpes. Así que vamos paso a paso.

Dibujar una cara tiene su complicación, y más si no nos vale cualquier cara. El escudo del Athletic tiene forma de cara de frente ancha y recta y barbilla puntiaguda. La frente es fácil. Raya horizontal recta, zas. Muy bien, preciosa. Ahora los lados de la cara. Y aquí es donde empezamos a luchar contra los elementos. Por defecto, a mí me salen líneas casi rectas, como de triángulo. No es que me acompleje, podría sacar un escudo interesante de ahí, pero venga, vamos a ver si podemos apurar. Desde los extremos de la línea de la frente, las de los lados tienen que salir casi en perpendicular durante el primer tramo. Luego, donde estarían las cejas, debe empezar a estrecharse, pero no como si tuviera las mejillas chupadas, sólo como si no tuviera mandíbula. Oh por dios, y tiene que tener las dos mejillas a la misma altura.

Dibujar ese perímetro facial nos va a ocupar la mayor parte del tiempo, que es variable en función de la torpeza y de la suerte de cada uno. Mi primer intento, diez segundos; el segundo, por avaricia de mejorar, media hora sin resultado satisfactorio.

Descubro que el problema de dibujar las dos mejillas a la misma altura tiene solución: poner una sola mejilla. A tomar por culo. Así no hay asimetrías en esa parte del escudo. De manera que tenemos dos líneas en el papel, una horizontal, zas, y otra descendente que termina más o menos en la mediatriz de la horizontal. Ya se va viendo claro que éste va a ser un escudo minimalista, estilizado como aquellos hombres que cazaban en dos dimensiones en las paredes de las cavernas prehistóricas.

Llegados a este punto, el escudo reclama repetir la operación, esto es, dibujar el mismo borde, pero más reducido, en el interior del anterior. Es donde en el escudo original aparece el nombre del equipo y las cruces de San Andrés. Pero va a ser que no. Este escudo va a tener un solo borde, porque intentar dibujar en paralelo sería complicarnos la vida con todas las garantías de fracaso.

Pasamos pues al meollo de la cuestión: el interior. Rayas blancas y rojas y dibujo en la esquina superior izquierda. El dibujo es, maldición, heráldica pura. Es lo que dice que ese escudo no podría ser de ninguna parte sino Bilbao. El puente sobre el Nervión, San Antón y los lobos de López de Haro. Maldición, maldición, todo está metido en un espacio reducidísimo, es una miniatura imposible, por mucho que uno pueda justificar con esa pequeñez la potencial falta de detalle (eufemismo de “dibujo de mierda”) de lo que va a dibujar. En definitiva la decisión es la siguiente: qué es mejor, ¿faltar al respeto a la parte heráldica dibujándola mal o no dibujándola? Dado que la falta de respeto va a ser inevitable, vamos a recordar que ser torpe no implica tener mal gusto y que queremos un escudo lo más estético posible. La torpeza de cada uno será la que limite la representación de esa esquina superior izquierda. La mía iba a incluir una cruz vertical a la izquierda (la iglesia), con una línea horizontal en la base (el río), de la que salían dos arcos (el puente), sobre los cuales flotaban dos guiones pequeños (los lobos). La resolución de no poner nada ha sido fácil de tomar en vista del resultado. Un espacio en blanco en ese rincón lo representará todo, como representa la nada.

Superado el escollo de lo figurativo, faltan las rayas, franjas rojas y blancas que se alternan, de igual grosor, en vertical, creciendo por la parte superior y siguiendo la longitud de la barbilla del perímetro en la parte inferior. En el ránking, esta parte ocupa la segunda posición entre las más fáciles. Es ir pintando hacia arriba y hacia abajo desde una línea imaginaria central. En este escudo alternativo, lo desflecado cotiza al alza, así que no nos intentamos engañar depurando el trazo.

Para terminar, un Athletic como una catedral en la frente. Y las dos cruces de San Andrés, ya que hemos dejado espacio de más sin querer.

Et voilà.

Aupa Athletic.

 

Lo que sucede si una mano torpe insiste en dibujar un escudo del Athletic de Bilbao

Lo que sucede si una mano torpe insiste en dibujar un escudo del Athletic de Bilbao

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: